Consolidar las leyes laborales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El pasado mes de mayo se aprobó en la respectiva comisión un dictamen de ley para reducir la jornada laboral de cuarenta y ocho a cuarenta horas semanales; dicha iniciativa debería haber sido votada en el anterior periodo ordinario de sesiones por la Cámara de Diputados y posteriormente por la de Senadores, sin embargo su votación fue pospuesta para el próximo periodo que inicia en el mes de septiembre de este año.

Si bien la propuesta nace bajo la premisa de lograr un equilibrio entre la vida familiar y laboral de los trabajadores es muy importante señalar las afectaciones que tendrá esta medida para las empresas en México y más después de haber sido aplicado a principios del presente año un aumento del veinte por ciento al salario mínimo y un aumento del doble a las vacaciones de los trabajadores. Los análisis más serios hablan que esta medida podría impactar en pérdidas de hasta trescientos ochenta y un mil millones de pesos al año, situación que va a impactar en el precio de los productos ya que las empresas no van a reducir los días de su operación lo que implicaría el pago de horas extra.

En lo que va del sexenio, México ha experimentado por lo menos cinco reformas en materia laboral, de ahí que en Coparmex consideramos que antes de impulsar nuevas enmiendas, es necesario consolidar los cambios ya aprobados en materia de subcontratación, pensiones, salario mínimo, vacaciones dignas y justicia laboral, puesto que todas impactan en la operación de las empresas; ante el impulso de esta nueva modificación que pretende reducir las horas a la jornada laboral semanal, advertimos que ésta no cuenta con una reflexión profunda ni incorpora la voz e inquietudes de todos los sectores.

La posible aprobación de esta reforma, en un próximo periodo de sesiones, es preocupante, pues pone en riesgo a las empresas, especialmente a las micro y pequeñas, que han hecho un gran esfuerzo por impulsar la formalidad y por atender las disposiciones previas que representan un importante aumento en los costos laborales, mismos que han sorteado sin acompañamiento ni incentivos gubernamentales.

Esta reforma afectará de igual manera a 8.5 millones de trabajadores que laboran los sábados, ya que se les deberá pagar una prima sabatina, lo que podría ocasionar que este grupo de colaboradores vean reducidos sus ingresos ante la incapacidad de las empresas de emplearlos por el costo que representa. La reforma, entonces, genera incentivos negativos, como desalentar la contratación de nuevo personal e incluso fomentaría la informalidad.

Hacemos un enérgico pero respetuoso llamado a diputados y senadores para que más allá de valoraciones políticas o electorales, en la discusión y eventual aprobación de reformas, evalúen el efecto económico y social que éstas puedan tener en la economía y la formalidad en el país.

México no puede darse el lujo de seguir perdiendo empleos y empresas, no puede permitirse inhibir la inversión; por el contrario, es momento de aprovechar las enormes oportunidades que nos abre el nearshoring; es momento de apoyar a las empresas, a los jóvenes, a los trabajadores y a sus familias preservando y fomentando el desarrollo de las empresas que generan empleo y bienestar.

Por: Juan Carlos Díaz Morante / El Sol de Cordoba

Fuente : https://www.elsoldecordoba.com.mx/analisis/consolidar-las-leyes-laborales-10177011.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *