La necesaria reforma laboral burocrática


Ricardo Guzmán Wolffer
Uno de los lugares donde es más clara la separación-confrontación entre estado y sociedad, es en el tema laboral. Mientras a los obreros privados se le recortaron derechos, entre los que destaca el de sólo recibir el primer año de salarios caídos en caso de litigio, a los burócratas se les ha respetado el derecho de recibir indefinidamente esos salarios caídos, en caso de litigio. No son raros los juicios que se desarrollan ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje que, una vez ganados por el trabajador, los hijos y hasta los nietos terminan cobrando los adeudos millonarios: décadas de salarios caídos, más demás prestaciones.
Esto obedece a: 1º, la no aplicación de la restricción citada, hecha en la Ley Federal del Trabajo, al sector burocrático; 2º, la falta de mecanismos eficaces dentro de la Ley burocrática para conminar a las entidades públicas para que cumplan los laudos; 3º, la reticencia y dificultad en el cumplimiento de esos laudos (falta de plazas, de recursos y complejos mecanismos para pagar y reinstalar). El año pasado hubo varias destituciones ordenadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ante el incumplimiento a laudos condenatorios por parte de Delegados en la CDMX y en otros lugares de la república. Los costos de tales juicios laborales perdidos son altísimos para el presupuesto: el sector público federal gasta miles de millones de pesos al año en pagar laudos perdidos; lo cual, necesariamente, afecta programas sociales y de infraestructura. La urgencia de regularizar esta ley burocrática federal obedece a la mínima equidad que debe haber entre trabajadores de ambos apartados del artículo 123 constitucional, no sólo en los montos salariales, sino en los derechos laborales mínimos.
Y es en esta ley donde se encuentran los trabajadores del Poder Judicial Federal. A pesar de los diversos mecanismos acordados por el Consejo de la Judicatura Federal para el cese de trabajadores incumplidos o corruptos, la tramitación ante la Comisión Substanciadora del Poder Judicial de la Federación es compleja y suele favorecer al trabajador. ¿Qué resoluciones puede dictar el juez que tiene como primera preocupación la del secretario o del oficial que son capaces de alterar constancias o de no revisar el trabajo que le presentan, por decir lo menos?
Este afán proteccionista hacia los trabajadores públicos tiene explicación directa en la historia del siglo XX, donde primero se separaron los sectores campesino y proletario de los núcleos de poder; luego éstos se dividieron según la fuente laboral y, al final, el estado clientelar asimiló a ambos por distintos conglomerados sindicales, haciéndolos a un lado de las cúpulas del entonces partido único para evitar que esos sectores fueran parte del poder: la mayoría proletaria y agrarista pasó a obedecer a la minoría en la central política. Ese contexto ha desaparecido y ni las entidades públicas están dispuestas a cumplir los laudos que les significan egresos multimillonarios (además de recibir de vuelta al trabajador incumplido, sino es que corrupto), ni los trabajadores, en general, tienen el sentido de lealtad institucional que logró, en parte, el milagro mexicano hace más de 60 años. ¿Quién daría un peso hoy para un rescate como el petrolero de 1938, si no hay la mínima confianza en las autoridades? Aportaciones multitudinarias como la que recibió Lázaro Cárdenas hoy son ilusión y recuerdo.
La reforma laboral procedimental es inminente. Como mínima equidad, debe transformarse a fondo la ley burocrática federal para lograr procedimientos ágiles y eficaces en su cumplimiento, además de equiparar a los burócratas con el resto de los trabajadores del país.

http://www.jornada.unam.mx/2018/03/29/opinion/030a1soc

 

Salarios: Lo que empobrece a la nación


Ricardo Becerra
«Cuesta trabajo explicar, cuesta trabajo a veces poder ejemplificar a la sociedad, el beneficio de las reformas estructurales”, prorrumpió, lamentando, el presidente Peña Nieto, la semana que termina.
Está por hacerse un balance de los resultados reales de esa catarata de 11 grandes cambios (unos buenos, otros bastante malos) cultivados en el Pacto por México, pero si nos atenemos a los resultados gruesos, el balance no es positivo.
Concentrémonos en la gran noticia del sexenio. Cierto que las estadísticas del empleo son extraordinarias: 113 mil 722 empleos formales se registraron al IMSS en enero, cifra 4.5 por ciento superior a la del mismo mes en 2017 y es la más alta en 11 años, nos lleva ya a niveles previos a la crisis financiera. ¿A cantar aleluyas?
No, por desgracia: la tasa de crecimiento del empleo en 2017 fue de 4.3 por ciento, pero la tasa de crecimiento económico se quedó en el 2.1 por ciento. ¿Cómo es posible que la economía apenas asome la cabeza y no obstante el empleo más que la duplica? Pues porque no estamos hablando —sobre todo— de creación de empleos nuevos, sino de formalización —vía outsourcing, contrataciones más baratas y despido fácil. ¿El resultado? El número de trabajadores que ganan el salario mínimo es la franja que más crece, para llegar a 7 millones 926 al cierre del año pasado (cifras de INEGI). Un incremento anual de ¡6.4 por ciento! Dicho de otro modo: el empleo y el deterioro del empleo crecen, y mucho.
En parte esta dinámica explica las cifras que —también esta semana— difundió el Coneval: en los últimos ocho años, 2.9 millones de compatriotas dejaron de ser pobres extremos, santo y bueno; pero 3.9 millones de personas engrosaron las filas de la pobreza a secas.
Veámoslo más de cerca: hubo una salida de la miseria porque se amplió el acceso a los servicios de salud y hubo más vivienda esencialmente social. Siguiendo al Coneval, diríamos: la acción compensatoria del Estado funciona, con muchas dificultades, pero es la que explica la reducción de la pobreza extrema. El problema principal está en otra parte: en el mercado, en el mundo del trabajo, circuito en el cual “el ingreso de los hogares ha tenido una trayectoria errática” (Coneval).
El problema son, pues, los salarios, el hecho antieconómico de que trabajar no te salva de la pobreza. Y aún más: las grandes tendencias muestran que en este mundo al revés, los salarios en México, al achicarse, te acercan a la pobreza.
Un estudio del Centro de Investigación en Economía y Negocios, del Tec de Monterrey, exhibe que quienes ganan dos, tres y hasta cinco salarios mínimos se han reducido; llamativamente, el segmento que se estrecha más es precisamente el de los mejores salarios (más de 5 salarios mínimos), ¡23.2 por ciento menos en un año!, para seguir bajando y, por lo tanto, para arrimar a los trabajadores en los linderos de la pobreza.
Está por hacerse un estudio que lo demuestre, pero mi hipótesis es que los 3.9 millones de nuevos pobres vienen de abajo (los que escaparon de la miseria extrema, sí), pero también de arriba: los que antes ganaban más pero dadas las condiciones de la nueva ley laboral, han de contentarse con una remuneración inferior (y con mayor inestabilidad).
De modo sumario: lo que está empobreciendo a la nación es la política salarial. Recomienda el Coneval: “Aumentar el salario mínimo de manera constante y moderada usando el mecanismo denominado Monto Independiente de Recuperación (MIR) propuesto por la Conasami, que ha sido empleado en los dos últimos años”. Claro, se trata de usarlo en serio, sostenidamente, como un compromiso público y de Estado.
53.4 millones de personas en pobreza, debería avergonzarnos. Y 9.4 millones en pobreza extrema, es sencillamente inaceptable. Pero en esas estamos. Por cierto, no escuché a ningún candidato decir pío frente a estas cifras tan dramáticas.
El Presidente tiene razón: las reformas estructurales han sido mal explicadas, pero hay algo mas de fondo, pues en conjunto, también han sido portadoras de expectativas fallidas, pues ni ellas ni la política social en curso han sido capaces de contener a la pobreza. Y es que la pobreza crece, se reproduce y multiplica, todos los días, en el lugar de trabajo, donde se ofrecen salarios cada vez más deprimidos.
Mientras tanto, leo en la prensa: Colombia, desde 2010, sacó a 4.7 millones de personas de la pobreza. Pues sí: más que duplican nuestro salario mínimo. Presidente del Instituto de Estudios para la Transición Democrática
ricbec@prodigy.net.mx
@ricbecverdadero

http://www.cronica.com.mx/notas/2018/1071141.html

PGR propone mayor estabilidad laboral en procuración de justicia


viernes, 16 de marzo de 2018
Para el subprocurador jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán, se requiere una mayor estabilidad laboral para los servidores públicos de procuración de justicia en México, a fin de fortalecer las instituciones relacionadas a esta área.
Durante la inauguración de la primera Sesión Ordinaria de la Zona Occidente de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia en Morelia, Elías Beltrán dijo que uno de los grandes retos de cualquier institución es la gestión adecuada de su personal.
En el caso de las procuradurías de justicia, dijo, es evidente que el trabajo de los servidores públicos es prioritario para cumplir su mandato de investigar y perseguir los delitos.
«Pues son ellos quienes se encargan de la procuración de justicia día con día y es así que el éxito profesional de los servidores públicos, es, al mismo tiempo, el éxito de las instituciones”, señaló.
Enfatizó lo importante que es para la PGR y para las procuradurías estatales contar con mejores servidores públicos, que se sientan orgullosos y ser respaldados para que tengan un proyecto de vida en el servicio público de procurar justicia.
Para lograr este objetivo, Elías Beltrán propuso ante los procuradores de justicia de Aguascalientes, Colima, Jalisco, Querétaro y Michoacán, impulsar un servicio de carrera más eficaz para el ingreso y desarrollo de los servidores públicos en la materia.
Estos incentivos, apuntó, deberán generar a su vez, sentido de permanencia a las instituciones de procuración de justicia.
En segundo lugar, destacó, «que establezcamos criterios para aumentar la estabilidad laboral a todo personal sustantivo, mediante procesos administrativos de remoción más justos y proporcionales”.
El encargado del despacho de la PGR consideró que para mejorar las condiciones laborales del personal ministerial, policial y pericial, se necesitan asegurar procedimientos administrativos proporcionales y justos.
«Si hacemos un uso más proporcional de la remoción y de las sanciones previstas en ley. Aumentaremos la estabilidad laboral de nuestros colegas y podremos seguir aprovechando su labor, experiencia y trabajo en nuestras instituciones”, destacó.
«Si queremos conservar un mejor servicio de procuración de justicia, empecemos por garantizar que nuestro personal sustantivo pueda tener un proyecto de vida estable que les permita desarrollarse dignamente como seres humanos y sacar adelante a sus familias”, reiteró.

Escrito por El Universal http://www.eldiariodecoahuila.com.mx/nacional/2018/3/16/propone-mayor-estabilidad-laboral-procuracion-justicia-719059.html

Puebla: Defiende Roberto Campa reforma laboral


Por Maribel VELÁZQUEZ. Roberto Campa, secretario de Trabajo y Previsión Social, aseguró que en enero se superó la cantidad de trabajos generados.
Foto: Alejandro CORTÉS I Afirman que se cumplirá la meta establecida por el gobierno federal.
El secretario de Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián, defendió los resultados en materia laboral a nivel nacional, al asegurar que la mayoría de los mexicanos gana entre tres y cuatro salarios mínimos por jornada, así lo dio a conocer tras participar en la Sexta Feria de Empleo enfocada a mujeres en San Pedro Museo de Arte.
El funcionario federal detalló que desde el arranque de registro de trabajos existentes no se habían tenido cifras tan altas, pues en enero hubo 113 mil y para febrero de 2018 la cifra cambió a 160 mil, la más elevada.
Recalcó que la mayoría de los subordinados antes referidos cuentan con retribuciones económicas que van desde los 265 y 353 pesos diarios, pero además se prevé analizar el próximo incremento en las siguientes semanas.
Hasta el cuatro trimestre de 2017, de los 52 millones 865 mil 845 personas que laboraban, 7 millones 926 mil 332 obtenían máximo 88.36 pesos y 14 millones 215 mil 650, no rebasaban los 265 pesos, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Acompañado del gobernador José Antonio Gali Fayad, Campa Cifrián afirmó que con los resultados de los últimos meses podrán cumplir con la meta de crear 4 millones de puestos durante el sexenio.
Gali Fayad detalló que de los 30 mil cargos creados en Puebla durante 2017, 17 mil fueron mujeres y el resto para el género masculino; además, las poblanas se hicieron responsables del 30 por ciento de los hogares, lo cual está por arriba de la media nacional que es del 27 por ciento.
El secretario de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico, Jaime Oropeza Casas, detalló respecto al evento que en San Pedro Museo de Arte se ofertaron 2 mil 500 plazas en 100 compañías diferentes, de las cuales, 800 era para la clasificación de primer empleo; 280 para adultos mayores y 140 para poblanas con alguna discapacidad.
Con los programas para impulsar la integración de los ciudadanos en el mercado laboral hubo 78 mil beneficiados, de los cuales, 28 mil 774 fueron mujeres, mencionó el servidor público estatal.
En su participación, el presidente municipal de la capital poblana, Luis Banck Serrato, aseguró que mientras Gali Fayad estuvo en la presidencia municipal hubo un crecimiento del empleo del 18 por ciento, lo cual representó 52 mil trabajos.
De acuerdo con datos del Inegi, hasta el cuatro trimestre de 2017, de los 934 mil 449 que trabajaban en el municipio, 115 mil  875 no recibían más de 88.36 pesos por jornada y a 277 mil 333 les pagaban entre uno y dos salarios mínimos.

http://www.elpopular.mx/2018/03/08/local/defiende-roberto-campa-reforma-laboral-177425

 

López Obrador rescatará a 7.5 millones de ninis


Luisa María Alcalde afirma que desde la Secretaría del Trabajo impulsarán también elevar el salario mínimo
Por David Casco – 5 marzo, 2018 20
La encomienda de Andrés Manuel López Obrador para el equipo que conformará su gabinete –en caso de ganar la elección presidencial– es clara: trabajar con conocimiento de causa desde el primer día; sin llegar a improvisar; ejecutar los planes que se están trabajando ya y dar resultados.
Luisa María Alcalde Luján es parte de ese equipo. López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia –Morena-PT-PES–, la adelantó como titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), y la joven tiene más que claro cuál será su papel si el voto favorece al tabasqueño en las urnas el 1 de julio.
“Tradicionalmente, la Secretaría del Trabajo no ha tenido mayor importancia porque se ha dedicado a lo que tiene que ver con la justicia laboral, con la administración de las juntas de Conciliación y Arbitraje, pero ahora todo eso ya no va a ser así”, explica Luisa María.
En entrevista con Grupo Cantón, la abogada anticipa que ahora la STyPS guiará la política laboral, promoverá el empleo y su formalización, promoverá la mejora salarial y, sobre todo, uno de sus ejes serán los jóvenes, que ha sido un sector sumamente desprotegido en cuanto a materia laboral se refiere, pues “no sólo batallan para encontrar trabajo, sino que los salarios que se les pagan son bajísimos”.
Y es que, anota, el 70 por ciento de los jóvenes está ganando entre uno y tres salarios mínimos, “y sabemos que el salario mínimo está por debajo de la pobreza”.
Luisa María Alcalde apunta que, en el caso de la Secretaría del Trabajo, “tenemos ejes principales que estamos discutiendo y ya tenemos más claros. Uno sin duda es el del programa Jóvenes construyendo el futuro, que se va a hacer como un proyecto principal no sólo en la Secretaría del Trabajo, sino del gobierno de Andrés Manuel, que es dar atención a 7.5 millones de jóvenes que hoy no tienen posibilidad ni de trabajar ni de estudiar. Entonces la idea es ir casa por casa inscribiendo a estos jóvenes y darles esa oportunidad”.
Detalla cómo lo harán: Cada año se va a atender a 2 millones 600 mil jóvenes. A 300 mil se les darán un espacio en las universidades, en las preparatorias, en las secundarias, dependiendo el nivel educativo en el que se quedaron, y se les dará una beca.
“Y a 2 millones 300 mil, dependiendo del nivel educativo que tengan, sus intereses, si saben hacer algún oficio, si tienen alguna habilidad, se les va a dar la oportunidad de que escojan un área de trabajo y se les va a vincular con talleres, comercios, empresas, microempresas, pequeñas, medianas grandes, dependiendo los intereses y las capacidades”, plantea.
Luisa María ahonda en este plan: “Se les va a vincular en estos tutores y se les va a dar la oportunidad de que en un año, recibiendo un salario por parte del gobierno de 3 mil 600 pesos mensuales, puedan capacitarse.
La idea, dice, es capacitar y dar oportunidad de que sean aprendices a 2 millones 300 mil jóvenes cada año y que aprendan en el lugar de trabajo para que desarrollen nuevas actividades, para que aprendan un oficio, que tengan mejores y más herramientas para incorporarse al mercado del trabajo.
ALIANZAS CON EMPRESAS
De igual forma, otra de las prioridades que López Obrador le encargó a Alcalde Luján, es buscar mecanismos de apoyo a través de alianzas con empresas para atender e impulsar la contratación de adultos y adultos mayores, quienes por su edad difícilmente son contratados. También, agrega la exdiputada, hay que replantear la estrategia económica y pensar que el crecimiento lo vamos a conseguir si nos enfocamos en desarrollar el mercado interno.
“Entonces, ¿qué quiere decir eso? Darle mayor atención y prioridad a la micro, a la pequeña empresa, que son realmente las generadoras de empleos. Si ellas son las generan empleos hay que hacerlas que sean mejores empresas, más productivas, con mayor tecnología, con mayor capacidad de crecimiento y para eso tenemos que dar créditos baratos, créditos a la palabra…”, precisa.
Sobre el precario salario mínimo, Luisa María reconoce que deberán empujar una política de incremento, que será uno de los proyectos principales de la Secretaría, pues “hoy el salario mínimo está por debajo de la pobreza, 88 pesos diarios no alcanzan para sobrevivir y ha sido una decisión lateral del Gobierno, un decreto presidencial prácticamente en los últimos gobiernos para que esté así de bajo”. De igual forma, dice que se deberá replantear el modelo de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.
La entrevistada asegura que existen condiciones favorables para el incremento al salario mínimo, “y para que exista tranquilidad de que no va a haber inflación, no va a haber ningún tipo de riesgos en términos económicos, sino al contrario, esto nos va a ayudar a todos, al fortalecerse el mercado interno, a que la gente tenga más recursos para gastar, para vivir con un mínimo de bienestar”. “Hay mucho por hacer, y ya empezamos a trabajar en ello”, concluye Luisa María Alcalde Luján.

http://diariobasta.com/2018/03/05/lopez-obrador-rescatara-7-5-millones-ninis/

Más pobreza por precarización laboral y alza en inflación: IP


Persiste el bajo crecimiento económico en el país, advierte
Julio Reyna Quiroz
Periódico La Jornada
Lunes 19 de febrero de 2018, p. 21
El sector privado manifestó su preocupación porque la precarización laboral se acentuó al cierre del año pasado y el repunte en inflación se tradujo en mayores niveles de pobreza y desigualdad.
Los salarios ofrecidos se mantuvieron en niveles bajos, pues el aumento en la ocupación, 1.1 millones, consiguieron un empleo con hasta dos salarios mínimos, pero el empleo en los rangos superiores a dos salarios mínimos se redujo en 1.6 millones, detalló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), dependiente del Consejo Coordinador Empresarial.
En un análisis semanal sobre la actividad económica, el organismo señaló que genera incertidumbre que el segmento de ocupados con ingresos no especificados aumentó en 1.2 millones de personas, a un total de 7.6 millones de ocupados en esas condiciones, es decir, poco más de tres veces el total de ocupa- dos que ganan más de cinco salarios mínimos.
Preocupa que la precarización del mercado laboral se acentúa, propiciando una disminución en el bienestar de los hogares, resaltó el Ceesp, y agregó que otro problema preocupante es el efecto del repunte de la inflación, el cual propició una pérdida del poder adquisitivo que, a su vez, se tradujo en mayores niveles de pobreza y desigualdad y un consumo que no crece de manera pujante.
Al referirse a las cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el Ceesp afirmó que era de esperarse que los niveles de pobreza aumentaran nuevamente, dadas las condiciones de bajo crecimiento económico, elevada inflación y una mala distribución del ingreso, antes y después de transferencias. Con base en cifras del Coneval, el organismo recordó que en el último trimestre de 2017, el poder adquisitivo del ingreso real registró una disminución de 2.5 por ciento respecto al mismo lapso del año previo, después de dos años consecutivos con una recuperación.
Estas condiciones llevaron a que el porcentaje de la población con ingreso laboral insuficiente para adquirir la canasta alimentaria aumentara de un porcentaje de 40 por ciento en el cuarto trimestre de 2016, a 41 por ciento en el mismo lapso del 2017.

http://www.jornada.unam.mx/2018/02/19/economia/021n1eco

 

Campa Cifrián llama al sector privado a revisar posible mejora al salario mínimo


En marzo se determinará si conviene o no realizar un ajuste
El CEE únicamente pide que sean factores económicos los que definan el camino a seguir
Patricia Muñoz Ríos y Alejandro Alegría
 
Periódico La Jornada
Viernes 16 de febrero de 2018, p. 35
El secretario de Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián, anunció que se revisará otra vez la pertinencia de incrementar o no el salario mínimo en el primer cuatrimestre del año en curso, al tiempo que la iniciativa privada llamó al gobierno federal a iniciar los estudios para revisar la pertinencia de dicha medida.
Entrevistado luego de una reunión con el sector empresarial, Campa aseguró que se convocará en marzo a todos los sectores para empezar la discusión sobre el tema, y así determinar el posible aumento a este indicador.
Según el funcionario, los representantes de los tres sectores ante la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) se sentarán a analizar los números y tomarán una decisión seria al respecto. De igual forma, señaló que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) sólo ha pedido que sean elementos económicos objetivos los que definan este asunto.
Campa sostuvo ayer una reunión con el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio González Anaya, para trabajar en temas relacionados con la economía de los trabajadores, según reportó en su cuenta de Twitter.
Sobre los salarios mínimos, dijo que éstos ya se desvincularon de diversas variables de la economía, como el pago de multas, créditos e impuestos, pues para ello se creó la Unidad de Medida y Actualización.
Además, puntualizó que la reducción de la inflación y otros elementos se pondrán en la mesa de la Conasami, la cual tendrá que analizar cómo podría influir un incremento a los salarios mínimos en la demanda agregada, los costos de producción y los precios finales de bienes y servicios. A partir de ello, deberá determinar si conviene o no aplicar el ajuste.
Asimismo, reconoció que aunque el mínimo ha aumentado en este sexenio de 60.53 a 88.36 pesos –20 por ciento– todavía hay una brecha importante para la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, por lo cual será importante la discusión del tema que se abrirá en los próximos meses.
Por otra parte, el presidente del CCE, Juan Pablo Castañón, le pidió a la Secretaría del Trabajo que la Conasami inicie los estudios para la revisión del minisalario al final del primer cuatrimestre del año, tal y como se acordó en noviembre pasado.
Luego de reunirse en privado con Campa Cifrián, el líder empresarial recordó que, con base en las condiciones observadas de enero a abril de este año, se podrá determinar la posibilidad de aumentar o no el salario mínimo.

http://www.jornada.unam.mx/2018/02/16/sociedad/035n1soc

Sindicatos modernos y nuevos esquemas de trabajo


Por Tereso Medina 11 enero 2017
A más de un siglo de su promulgación, la Constitución mexicana ha conservado su espíritu de ser uno de los principales garantes de los derechos fundamentales de la ciudadanía, en especial en materia laboral.
De acuerdo con diversos sondeos, México goza de altos niveles de satisfacción laboral en América Latina; factores como la calidad de vida de los trabajadores, las condiciones de trabajo en sus empresas, la especialización e integración de nuevas tecnologías y la competitividad de sus salarios, son algunas variables que inciden en el índice.
En materia de modernización, se reformaron los artículos 107 y 123, facultando a las entidades federativas para resolver conflictos individuales o colectivos, se crearon juzgados y tribunales bajo el mando del Poder Judicial de la Federación y se fortaleció el papel y rol de los sindicatos para la defensa de las garantías como el derecho de huelga y las prestaciones sociales.
Sin duda, una de las modificaciones más importantes ha sido impulsar una transformación de la Conciliación para convertirla en una verdadera y profesional mediación, con pleno conocimiento de las normas y reglas de trabajo, fomentando una cultura para la solución de controversias.
Ahora, el reto es fortalecer la profesionalización en la materia del Derecho del Trabajo, así como avanzar en la correcta implementación del Institutos de Conciliación Laboral, con representación tripartita de empleadores, trabajadores y gobierno, estableciéndose oficinas en cada entidad federativa y precisando sus atribuciones en materia de conciliación y arbitraje laboral.
Para mantener vivo el espíritu transformador de nuestra Carta Magna será necesario fortalecer los marcos de legalidad que sirvan para mejorar la competitividad y la calidad en el trabajo de los mexicanos, con salarios más competitivos, ligados a la productividad laboral y a las habilidades que preparen a los trabajadores a aprovechar las oportunidades que nos ofrece la economía digital, los nuevos mercados y un nuevo entorno internacional.
Senador de la República y secretario General de la Federación de Trabajadores de México del estado de Coahuila, CTM.

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/tereso-medina/nacion/sindicatos-modernos-y-nuevos-esquemas-de-trabajo

TLCAN: empresarios por sindicatos mexicanos

6 FEB, 2018
El objetivo es que sean representativos y dejar atrás los famosos contratos de protección
Activo empresarial
 
JOSÉ YUSTE
 
El capítulo laboral es un tema importante del TLCAN. Algunos sindicatos canadienses y estadunidenses critican los bajos salarios de México, pero el equipo negociador les ha respondido que cuanto más se tengan cadenas exportadoras, con valor agregado, con productividad, más se avanzará en un mejor salario real en México. Sin embargo, el problema no se limita a los salarios. Lo que más preocupa a los empresarios mexicanos es la pretensión de sindicatos de Canadá y EU por entrar a México.
¿SINDICATOS CANADIENSES Y DE EU EN MÉXICO?
Los sindicatos mineros de Canadá, así como algunos representantes de EU, dejaron muy claro que podrían entrar a México con sus sindicatos, es decir, tener dos tipos de sindicatos: los mexicanos y/o canadienses-estadunidenses.
Ahí Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, es totalmente claro: los empresarios mexicanos quieren sindicatos mexicanos, no tener que lidiar con las centrales obreras de Canadá o de Estados Unidos en extensión de sus contratos.
REFORMA LABORAL ELIMINÓ JUNTAS DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE
De hecho, Castañón recuerda los cambios de la Ley Federal de Trabajo, que se encuentran en el Senado. Son cambios importantes: se trata de eliminar las Juntas de Conciliación y Arbitraje, que servían para extorsionar a las empresas con sindicatos blancos, aquellos que no representaban a nadie, pero encontraban en la ley una rendija para hacerse pasar por representativos.
En cambio, lo que se quiere es tener sindicatos, de verdad, representativos.
Los otros, los famosos contratos de protección, con los que unos líderes sindicales sin representación sólo vendían protección al empresario y que terminaban siendo un chantaje, son los que no se quieren.
El presidente del CCE, Castañón, en el Cuarto de Junto que acompaña a los negociadores mexicanos en el TLCAN, fue enfático en rechazar la pretensión de sindicatos canadienses y estadunidenses de tener filiales en México.
FREELAND Y CCE: SALARIOS Y PRODUCTIVIDAD
Además, en el tema laboral, los empresarios mexicanos se reunieron la semana con Chrystia Freeland, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, para comentarle la preocupación que tienen por las expresiones de sindicatos canadienses.
Una cuestión es la necesidad de elevar salarios en México, vía productividad, y con cadenas productivas que sean de exportación. Y otra cuestión muy distinta es la de aceptar los contratos de sindicatos canadienses, donde los empresarios mexicanos lo dicen abiertamente: no lo aceptaremos.
Por eso Juan Pablo Castañón nos pone sobre la mesa la necesidad de sacar adelante la reforma laboral que se encuentra en el Senado, donde se eliminan las Juntas de Conciliación y Arbitraje, para tener sindicatos representativos mexicanos.

http://www.dineroenimagen.com/2018-02-06/95723